Compartir reporte en:
19-06-2019

La tasa de desempleo en el primer trimestre de 2019 fue de 10,1%

Esto significa unos 155 mil desocupados más que hace un año.

La tasa de desempleo en el primer trimestre de 2019 fue de 10,1%

  • La tasa de desempleo en el primer trimestre de 2019 fue de 10,1%, un p.p más que en igual período del 2018 (9,1%). Esto significa unos 155 mil desocupados más que hace un año.
  • La subocupación (personas que tienen empleo pero querrían trabajar más) fue de 11,8% (vs 9,8% en igual periodo de 2018).
  • La presión sobre el mercado de trabajo (desocupados, ocupados demandantes o disponibles) fue del 33,9% (vs 29,9% en 2018).
  • La desocupación es mucho mayor entre las mujeres (11,2%) que entre los hombres (9,2%). Y también afecta especialmente a los jóvenes. En el grupo etario de 14 a 29 años la desocupación es 23,1% (mujeres) y 18,5% (varones).
  • Los sectores más afectados fueron el comercio, que explicó el 17,1% de la desocupación (vs 16% en el primer trimestre de 2018) y la construcción (20,3% vs 18,8%).
  • La tasa de actividad (PEA/total) en el primer trimestre de 2019 fue de 47% (vs 46,7% del primer trimestre de 2018) y la de empleo (ocupados/PEA) del 42,3% (vs 42,4%) . Esto refleja que más personas pueden y quieren trabajar, pero son menos las que lo consiguen.
  • La tasa de ocupados demandantes fue de 17,5% (vs 15,3% del primer trimestre de 2018). Es decir, más gente salió a buscar trabajo, aún teniendo empleo, producto de la caída del salario real y la necesidad de un segundo ingreso.
  • El empleo asalariado explicó el 74,5% del empleo (vs 75,2 en igual periodo del 2018). Dentro de este universo el asalariado sin aportes subió de 33,9% a 35,3%. Además aumentó el cuentapropismo (21,3% vs 20,5% del empleo total).  
  • En cuanto a las regiones, el Gran Buenos Aires registra la tasa de desocupación más alta (11,1%) y el Noreste la más baja (4,5%).
  • La caída de la actividad (ver informe del PBI) se siente fuertemente en el mercado laboral. No solo por la perdida del empleo, sino por la necesidad de buscar un segundo trabajo ante la caída del poder adquisitivo y/o el miedo a perder el ya existente. O sea, hay menos trabajo y de peor calidad.